Por pedir, que no quede

Si se trata de peticiones a nuestra base de maquillaje, lo tenemos claro.

Todas buscamos lo mismo: que sea cómoda; que tenga un aspecto impecable durante todo el día; que no se note que vamos maquilladas y, al mismo tiempo, realce nuestras virtudes y oculten nuestras imperfecciones.

Cuando pasamos de los 40 años la lista se hace mucho más larga: que acabe con los brillos, que aporte luminosidad, que oculte las arrugas, que estire la piel, que atenúe las manchas...

Y a los 50, que sea ligera y no se deslice en el interior de las arrugas.

Todos las peticiones,
incluidas las bodas en PONTWAPA.

Todo esto y mucho mas con nuestros cursos de automaquillaje.